Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Repollo (kg)

1,99

1,99

Repollo (kg)

1,99

Origen: Vega de Aranjuez, San Martín de la vega y Ciempozuelos.

Descripción

El repollo es una planta comestible anual formada por hojas lisas formando un cogollo. Se le conoce también como repollo blanco. Su color es verde pálido. Tienen un sabor fuerte y a veces con un toque dulzón.

Propiedades y beneficios:

El repollo contiene vitamina C, A, calcio y B-caroteno, pero también tiene un alto contenido de fibra. Su valor energético es bajo, por lo que al igual que casi todas las hortalizas su mayor componente es el agua, casi un 92%, casi no tiene hidratos de carbono, proteínas. Contiene minerales y vitaminas A y C que nos ayudan con el aparato digestivo. Su alto contenido el potasio y bajo contenido en sodio, es bueno para afecciones cardiopáticas, de hipertensión y arteriosclerosis.

Valor nutricional por cada 100gr:

Energía 26 kcal
Agua 89,3ml
Proteínas 1,8g
Hidratos carbono 3,7g
Fibra 3,1g
Potasio 270mg
Magnesio 6
Calcio 57mg
Vitamina A 4mcg
Folatos 78mcg
Vitamina C 49mg

Conservación y trucos:

El repollo para consérvalo mejor, debes introducirlo dentro de una bolsa con agujeros en el frigorífico , en uno de los cajones, y así evitar que invada con su olor al resto de productos.

Receta y usos en la cocina:

El repollo puedes comerlo crudo, en ensaladas, picado en tiras finitas, blanqueado. Puedes usarlo en tus caldos, hervido o salteado con pimentón, en guarnición ideal para acompañar todo tipo de carnes, pero en especial el codillo, o en sopas y cremas. Pero también puedes usar las hojas para hacer rollitos, puedes rellenarlos con lo que quieras, ya que admite tanto carne como pescado. Para hacer los rollitos necesitarás separar las hojas grandes del repollo y hervirla en agua con sal aproximadamente 7 minutos. Una vez cocidas hay que secarlas para evitar el exceso de agua. En una sartén se pocha un puerro, una cebolla y dos ajos, se agrega la carne picada, salpimientas y al final se añade el tomate frito. Una vez que tienes el relleno, solo hay que poner las hojas sobre una tabla o plato e ir rellenando. Una vez terminadas las pones en una fuente de horno, como tomate frito en la base, las espolvoreas con queso rallado y las metes en el horno aproximadamente unos 10 minutos.

SUSCRÍBETE A LA newsletter de la huerta

y recibirás ofertas EXCLUSIVAS