Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Mejillón fresco (kg)

7,20

7,20

Mejillón fresco (kg)

7,20

Origen: Galicia.

Productos Bio

Descripción

El mejillón es un molusco bivaldo que vive a poca profundidad en zonas muy batidas conmucha materia orgánica. Se suele alimentar de fitoplancton y zooplancton y de partículas orgánicas. Su concha es alargada de color negro con tonos marrones. Su carne es anaranjada. El mejillón coloniza las superficies a las que se adhiere formando grandes comunidades. Puede reproducirse durante todo el año, aunque tiene dos grandes puestas, una en primavera y otra en otoño. Al poco tiempo de estos periodos, su población se dispara. Los mejillones que son de un color naranja más pálido son machos y los de un naranja vivo hembra.

Propiedades y beneficios

Los mejillones son una gran fuente nutricional, en especial potasio, sodio, yodo y vitaminas A y B y posee propiedades antiinflamatorias y con más contenido de Omega 3 que otros mariscos. Son ricos en vitamina A por lo que fortalecen el sistema inmunológico. Son una excelente fuente de proteínas. Al ser ricos en vitamina C y fósforo son ideales para fortalecer nuestros huesos y dientes. Contiene mucho hierro por lo que son recomendados para combatir la anemia. Los mejillones contienen selenio, un excelente protector del ADN y regulador de la glándula tiroides. La vitamina A hace que sean un alimento bueno para nuestra vista.

Valor nutricional por cada 100 gr

Energía 172 kcal
Grasas totales 4,5 g
Ácidos grasos saturados 0,9 g
Colesterol 56 mg
Sodio 369 mg
Potasio 268 mg
Hidratos de carbono 7 g
Proteínas 24 g

Conservación y trucos

Una vez comprados, los mejillones deben de consumirse de un día para otro. Y si no va a ser así, lo mejor es cocerlos y conservarlos en la nevera. Nunca deben de guardarse en la parte más fría de la nevera y lo mejor es envolverlos en un trapo húmedo. Los mejillones, siempre hay que limpiarlos con la ayuda de un cuchillo tirando hacia afuera hasta que se desprendan de la carne. Los restos marinos que están pegados a la concha deben de rasparse con un cuchillo o con un cepillo de púas. Para limpiarlos hay que introducirlos en un bol con agua e ir cambiando el agua para que vayan soltando su arenilla.

Receta y usos en la cocina

La forma mas consumida es al vapor y le puedes dar un toque picante con pimentón o guindilla; primero hay que limpiarlos bien. Colócalos en una cacerola con el zumo de un limón, un vaso de vino blanco y una cucharada de pimentón picante. Termina echando una cucharada de aceite y remueve bien. Tapa la cacerola y cuece a fuego medio hasta que se abran todos los mejillones.

SUSCRÍBETE A LA newsletter de la huerta

y recibirás ofertas EXCLUSIVAS