Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Patata agria (kg)

1,35

1,35

Patata agria (kg)

1,35

Origen: Salamanca.

Descripción

La patata agria es una de las más demandadas por sus cualidades. Son unas patatas que son bastante versátiles. Aunque siempre se le ha considerado la reina de la fritura, este tipo de patata también se puede utilizar para guisos ya que no se suelen deshacer. Su forma es parecida a la patata gallega o francesa. Su piel es fina y suelen ser de gran tamaño. Su carne es amarilla, compacta y contiene pocos azúcares. Se cultiva en todo el país. Es una patata tardía, ya que se recolecta de mediados de junio a mediados de septiembre.

Propiedades y beneficios:

Las patatas agrias contienen vitaminas C, B1, B2, B3, B6, B9, y minerales como magnesio, hierro, potasio y cobre. Al tener mucho potasio y poco sodio son buenas para prevenir enfermedades cardiovasculares. Son un antioxidante natural, y gracias a su fibra regulan el tránsito intestinal. Son una gran fuente de energía natural por su contenido en hidratos de carbono. Contenido en azúcar bajo y su contenido en fécula y agua es de lo más equilibrado.

Valor nutricional por cada 100gr:

Calorías: 77 calorías
Hidratos: 14,5 g
Grasa: 0,19 g
Proteínas: 1,85 g
Vitaminas: B

Conservación y trucos:

Lo ideal es conservar la patata agria en un lugar fresco y seco, pero nunca dentro de la nevera. Quitar cualquier envoltorio si lo has comprado con él ya que necesitan respirar. Colocarlas en un recipiente ventilado, en un cesto de mimbre o caja con agujeros. Tampoco debe darles la luz directa ya que puede germinar. Si encuentras alguna patata pocha deberás retirarla inmediatamente para evitar que el resto lo haga. Y nunca las guardes al lado de las cebollas, siempre solas. Si compras muchas patatas, un truco para que aguanten, es ponerlas en una caja grande perforada, abajo poner papel de periódico y una vez eches las patatas rocíalas de pimienta negro, esto hará que no acudan los insectos.

Receta y usos en la cocina:

Las patatas agrias las puedes utilizar para infinidad de platos, pero especialmente recomendada para freír o pochar. Son ideales para las tortillas de patatas. Si deseas unas patatas crujientes, te recomendamos que las frías durante unos 6-7 minutos y las apartes del fuego, deja que se enfríen. Y pasada media hora vuelve a ponerlas a freír. Quedarán crujientes por fuera y blanditas por dentro

SUSCRÍBETE A LA newsletter de la huerta

y recibirás ofertas EXCLUSIVAS